Caso Clínico Marzo 2016

Ver Respuesta Comentada:

Respuesta correcta: “Ante los hallazgos del TCAR iniciaría, de forma inmediata, tratamiento inmunosupresor de alta intensidad”.

  • Imagen: TCAR que muestra afectación intersticial en el parénquima pulmonar, con áreas parcheadas extensas de vidrio deslustrado, engrosamiento de septos interlobulillares y patrón reticular subpleural, pero en el que destaca la presencia de severo neumomediastino con pequeña cámara de neumotórax anterobasal izquierda .
  • Comentario: El neumomediastino espontáneo es una complicación poco frecuente, aunque bien descrita, en la enfermedad pulmonar intersticial asociada a la Dermatomiositis Amiopática, pero representa un hallazgo muy relevante al estar relacionada con un mal pronóstico. Las revisiones de la escasa casuística comunicada hasta la fecha avalan el empleo precoz de tratamiento inmunosupresor (ciclofosfamida, anticalcineurínicos o micofenolato, entre otros), por estar asociados con un mejor pronóstico frente a los pobres resultados observados con el empleo de dosis altas de esteroides.

enfisema subcutaneo casoEnfisema subcutáneo, secundario a neumomediastino espontáneo

Caso clínico remitido por: Dr Juan Carlos Quevedo (Hosp Dr Negrín) y Dr Javier Nóvoa (Hospital Insular)

Envía tu caso a: contenidos@socareu.com

Caso Clínico Enero 2016

Ver Respuesta Comentada:

Respuesta correcta: Efectos secundarios de algún tratamiento.

  • Imagen: Paciente en decúbito prono que presenta en región lumbar lesiones a modo de hiperpigmentación pardonegruzca moteada de aspecto reticular.
  • Comentario: El eritema ab igne, vulgarmente conocido como “cabrillas”, consiste en una dermopatía producida tras la exposición crónica de la piel a fuentes de calor (temperaturas entre 43 y 47 ºC) o a infrarrojos. Por ello, suele aparecer en zonas que típicamente se exponen al calor, como la región lumbar (por ejemplo, en pacientes que reciben calor local para tratar lumbalgias), los muslos (ordenadores portátiles), las extremidades inferiores (estufas) o superiores (panaderos, peluqueros, joyeros). Aunque por su apariencia se debe establecer el diagnostico diferencial con la lívedo reticularis y la vasculitis livedoide, el diagnóstico clínico basado en la anamnesis y la exploración física es sencillo, al demostrarse lesiones de aspecto carácterístico exclusivamente en las zonas expuestas al desencadenante.

cabrillas2

Caso clínico remitido por: Dr Juan Carlos Quevedo (Hosp Dr Negrín)

Envía tu caso a: contenidos@socareu.com